VolverHonda News

Autos

Tres plantas automotrices de Honda obtuvieron la certificación ENERGY STAR de la EPA.

Es el onceavo año consecutivo que dos plantas automotrices de Honda en Ohio obtienen la certificación ENERGY STAR que otorga la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA por sus siglas en inglés), mientras que Honda Manufacturing by Indiana logró la nominación por quinto año consecutivo. A las de las plantas automotrices Marysville y East Liberty, se suma la certificación ENERGY STAR del nuevo Honda Heritage Center y de un edificio de oficinas de American Honda en Marysville.

El haber obtenido la certificación ENERGY STAR de la EPA significa que las instalaciones operan dentro del máximo de un 25 por ciento de instalaciones similares que apuestan a un uso eficiente de la energía y que operan conforme a estrictos niveles de eficiencia energética establecidos por EPA. En promedio, las plantas que han obtenido la certificación ENERGY STAR consumen un 35% menos de energía y sus emisiones de gases de efecto invernadero están por debajo del 35% con relación a las operaciones que no han sido certificadas.

"Estamos muy orgullosos de haber obtenido la certificación Energy Star nuevamente este año, gracias a los esfuerzos de las instalaciones de nuestras plantas automotrices", dijo Joanna Bambeck, líder de Honda North America Environmental Unit. “Honda busca constantemente nuevas maneras de mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones. Todas nuestras operaciones aportan nuevas ideas y métodos para reducir las necesidades energéticas, y esta cultura finalmente será la que asegure nuestra sustentabilidad energética”.

Honda Manufacturing de Indiana, a cargo de la producción del Honda Civic y CR-V, ha obtenido la certificación ENERGY STAR durante los últimos cinco años.  La planta Greensburg en Indiana prosiguió con su meta de eficiencia energética realizando modificaciones en su sistema de almacenamiento de aire comprimido y considerando dentro de sus planes un máximo rendimiento de los compresores de aire.

El nuevo Honda Heritage Center (HHC), que fue construido en 2015, y que alberga un museo, un Centro de Desarrollo Tecnológico y espacio para oficinas, obtuvo su primera certificación en 2016.  El HHC utiliza un nuevo Building Management System (Sistema de Gestión de Edificios) que controla el uso de los HVAC (sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado) y la iluminación, a la vez que también utiliza sensores de dióxido de carbono para controlar la cantidad de aire externo que ingresa a las instalaciones, lo que reduce la energía que se requiere para enfriar o calentar los ambientes.

EPA introdujo ENERGY STAR en 1992 como una asociación voluntaria y orientada al libre mercado con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la eficiencia energética.  Desde sus inicios, ENERGY STAR y sus socios han contribuido a evitar un total de más de 2,4 mil millones de toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero.  Solo en 2015, ENERGY STAR y sus socios permitieron que las empresas y los consumidores estadounidenses ahorren 503 mil millones de kilovatios horas y US$ 34 mil millones en sus facturas de electricidad, a la vez que obtuvieron importantísimas reducciones en las emisiones.

 

Acerca de Honda

Compromiso de Honda con el medio ambiente

Con la visión de “Blue Skies for our Children” (“Cielos Celestes para nuestros Niños”), Honda trabaja en avances tecnológicos que den soluciones a los problemas ambientales y energéticos de la sociedad.  El enfoque “Green Path” (Camino Verde) de la empresa busca reducir o eliminar el uso de sustancias de posible riesgo (SOCs por sus siglas en inglés) y la utilización de recursos naturales escasos en el diseño de sus vehículos; además busca una importante reducción en la intensidad de dióxido de carbono y la cantidad de agua que utilizan sus operaciones automotrices, y continuar reduciendo las emisiones de monóxido de carbono proveniente del transporte de sus vehículos desde las plantas automotrices hasta los concesionarios. También busca lograr que el programa “Green Dealers” (Concesionarios Verdes) se expanda y genere compromiso entre los concesionarios Honda y Acura de los EE.UU.

En línea con el compromiso de producir vehículos en plantas que registren las menores emisiones de dióxido de carbono y con los menores efectos ambientales, la empresa controla ampliamente las emisiones, la energía y el uso y desperdicio de agua en todas las fases del ciclo de vida de sus productos.  En el proceso de producción, esto incluye una reducción de un 95 por ciento en los desperdicios que se envían a los vertederos en América del Norte.  Honda trabaja para extender su iniciativa “green factory” (planta verde) y “green purchasing” (compra verde) a sus más de 650 autopartistas en América del Norte, y pretende que sus concesionarios dentro de los EE.UU. lleven a cabo prácticas de negocios cada vez más comprometidas y responsables con el medio ambiente.

Estas actividades refuerzan la misión de Honda de reducir por propia voluntad la totalidad de las emisiones de dióxido de carbono que genera la empresa en un 50 por ciento en el año 2050, en comparación con los niveles registrados en 2000.  En 2006, Honda fue la primera automotriz que por propia decisión y públicamente se comprometió a reducir en todo el mundo sus emisiones de dióxido de carbono.